Dificultades para el Banco Santander por situación de Brasil

                                                                                                                    Foto /Agencias

Santander obtiene en Brasil un tercio de sus ingresos.
Brasil tiene tantos problemas que se podría componer un tango sobre ellos. Santander viene sopesando las cuestiones económicas con un ojo más agudo que la mayoría, y para su crédito, comenzó a hacer preparativos antes de la recesión y el colapso de la moneda de este año.
De lo que no tiene escape es que Brasil sigue siendo el mayor mercado de Santander por ingresos, representando una cuarta parte del margen bruto de la empresa y una quinta parte de sus ganancias. Eso ayuda a explicar por qué la caída de la cotización de la acción Santander ha reflejado la apreciación del euro frente al real brasileño desde mediados de julio.
El nerviosismo de los inversores sobre Brasil no encuentra alivio en el hecho de que Santander sigue teniendo una de las bases de capital más pequeñas entre los grandes bancos europeos. Sin embargo, las ganancias del banco tienen mejor protección que lo que sugieren esos simples datos.
Las dificultades económicas de Brasil son muchas: una inflación que se acerca al 10%, altas tasas de interés, aumento del desempleo y expectativas de que la economía se contraiga un 3% este año y casi el 2% el próximo año. Eso no es un buen ambiente para una entidad financiera.
Santander sintió un poco más esa presión en las ganancias del tercer trimestre, que reportó a fines del mes pasado. Su cartera de préstamos incobrables ha crecido en los últimos dos trimestres, después de haber caído desde el verano de 2014. La situación entre los consumidores va a deteriorarse aún más, sin lugar a dudas (+ wall street journal)