El Rey revoca el título de Duquesa de Palma a la infanta Cristina

La decisión de don Felipe, que informó a su hermana antes de hacerla pública, no ha sido 'ni repentina, ni improvisada'
Felipe VI ha tomado la decisión de revocar el título de Duquesa de Palma de Mallorca a su hermana, doña Cristina. Una semana antes de que se cumpla su primer año como soberano, la Casa del Rey anunció mediante un comunicado a última hora del jueves, 11 de junio, la publicación en el BOE del citado decreto por el cual don Felipe revoca a su hermana la posibilidad de usar el título que le fue otorgado en 1997 por su padre, el rey Juan Carlos, tras contraer matrimonio con Iñaki Urdangarin.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 6 del Real Decreto 1368/1987, de 6 de noviembre, sobre régimen de títulos, tratamientos y honores de la Familia Real y de los Regentes, he resuelto revocar la atribución a Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina de la facultad de usar el título de Duquesa de Palma de Mallorca, que le fue conferida mediante Real Decreto 1502/1997, de 26 de septiembre. Así lo dispongo por el presente Real Decreto.

Dado en Madrid, el 11 de junio de 2015.

FELIPE R.

Fuentes de la Casa del Rey han remarcado que la resolución que ha adoptado el Rey no ha sido "ni repentina, ni improvisada", y han recordado, sobre la posible renuncia a sus derechos dinásticos por parte de su hermana menor, que se trata de una decisión personal de la infanta, tal y como siempre ha manifestado la Casa Real al respecto.

La inesperada resolución del Rey se ha hecho pública en un momento muy significativo para doña Cristina, no sólo 24 horas antes de celebrar su 50º cumpleaños, sino también cuando está en el centro de toda la atención pública ante la proximidad del juicio por el caso Nóos (el que será, sin duda, el juicio más mediático de la historia de España), del que se está a la espera de fijar la fecha para que la Audiencia de Palma la juzgue como presunta cooperadora en dos delitos fiscales supuestamente cometidos por Urdangarín.

La revocación del título a la infanta, y por extensión a su marido, Iñaki Urdangarin, tiene lugar cuando se ha producido un cambio muy significativo en su situación procesal en el caso Nóos, ya que va a ser juzgada. La instrucción ya ha finalizado y sólo se está a la espera de fijar fecha para que la Audiencia de Palma la juzgue como presunta cooperadora en dos delitos fiscales supuestamente cometidos por su marido.

Para don Felipe no ha tenido que ser fácil, si bien es cierto que revocar su título de Duquesa de Palma era lo único que estaba en su mano, ya que renunciar a sus derechos dinásticos como Infanta es una decisión personal que tendría que tomar ella misma, puesto que es un título connatural, es decir, que le viene de nacimiento por ser hija de rey.

Fuente: Agencias