Planes fuera de casa por Navidad

                                                                                                                 Foto / Nueva York

En pareja o en familia. Aventureras o turísticas. Proponemos cuatro destinos para pasar unas navidades distintas sin perder la esencia de lo que significan estas fiestas, en los que no hay sitio para el aburrimiento, y que sean, sobre todo, inolvidables: de compras en Nueva York, visitando a Papá Noel, viviendo la magia en un mercadillo europeo o viajando en alta mar.
Nueva York
La ciudad se ha convertido en un destino clásico en Navidad. Adentrarse por Central Park y visitar algunos de sus museos como el Metropolitan Museum o el Museo de Historia Natural ya hace que el viaje valga la pena.
Una parada imprescindible es la visita del árbol de Navidad instalado en Rockefeller Center, que presume de ser el más alto del mundo. Se trata de un Picea Abies, de al menos cincuenta años y con una altura de 20 metros, que es decorado con 3.000 luces.
Laponia
Visitar la cabaña de Papá Noel, viajar en trineo tirado por perros, montar en moto de nieve o descubrir las luces de la Aurora Boreal son algunas de las actividades que se pueden realizar en la Laponia finlandesa. El pueblo de Papá Noel es una de las atracciones turísticas más visitadas en el país en esta época.
La región de Laponia se encuentra a 150 kilómetros al norte del círculo polar ártico. La temperatura entre diciembre y marzo suele bajar hasta los 10 grados o 15 grados bajo cero.
Se puede dormir en la propia aldea de Papá Noel, en cabañas levantadas específicamente para el turismo familiar.
Mercadillos navideños
Iluminación a raudales en un ambiente puramente navideño, al que se suma una arquitectura emblemática. Los mercadillos navideños de muchas ciudades centroeuropeas son una escapada económica y muy apetecible en estas fechas.
Desde el 28 de noviembre hasta el 4 de enero, Bruselas celebra uno de los más emblemáticos, situado en la Grand Place, en pleno centro de la capital.
Crucero
Celebrar la Navidad o la entrada del Nuevo Año a bordo de un crucero y con un amplio abanico de itinerarios es otra alternativa.
Navegar a través de las tranquilas aguas del Mediterráneo con paradas en Nápoles o Génova o por el Egeo, visitando las paradisiacas islas del archipiélago griego como Myconos o Rodas, con paradas en Turquía. (Finazas.com)
Leer Más: http://www.finanzas.com/noticias/20141129/cuatro-planes-para-navidad-2815611.html