Mejora lentamente Mauro, el niño que aspiró purpurina

“Solo resta despertarlo y ver en su cerebro el grado de deterioro neurológico”, dijo el jefe de terapia intensiva del Cepsi, donde hace una semana está internado el chico de 7 años, que estuvo al borde de la muerte.


(Santiago del Estero).- Mauro, el niño de 7 años que está internado hace una semana por haber aspirado purpurina, pasó otra noche estable y “evolucionando con mejorías”, según informaron desde el Cepsi Eva Perón.
“Pasó la noche muy bien, está bastante estable y estamos bajando la complejidad”, indicó el médico Leandro Gamba, jefe del Servicio de Terapia Intensiva.
“Con Mauro estamos entrando en la parte donde lentamente hay que ir modificando algunos parámetros. A veces entendemos la ansiedad de la gente por buenas noticias, pero son parámetros que se van haciendo más lentos. Es muy fácil enfermarse y más difícil curarse”, explicó de manera coloquial.
Sobre las evoluciones que viene experimentando, para algunos de manera milagrosa, Gamba sostuvo que “todos sus órganos han experimentado mejorías y solo resta despertarlo y ver en su cerebro el grado de deterioro neurológico.
Esto lleva bastante tiempo, aunque estimo que en 48 horas tendremos noticias concretas”.
Es justamente en lo neurológico y en las probables secuelas en el cerebro de Mauro, que hace 8 días aspiró purpurina de manera accidental, mientras jugaba con un silbato de árbitro en su casa, donde radican la mayor atención por parte de los médicos, aunque indicaron que “nada de eso sabremos en concreto hasta que se despierte”.
El juego del niño de 7 años con la purpurina y el silbato derivó en un grave cuadro respiratorio que lo dejó al borde de la muerte y sin esperanzas de sobrevida, según los primeros partes médicos.
Metales como el zinc, cobre, hierro, entre otros, componen este producto que fue colocado en el orificio del silbato como una travesura del niño, que para expulsarlo aspiro tomando aire y se llevó la purpurina a sus pulmones. Para eliminar los restos de este producto, los médicos realizaron “lavados alveolares” por vía “endotraquial con solución fisiológica, que luego eran aspirados”.
Los médicos siguen remarcando que “hablamos de un paciente crítico, que evoluciona día a día, pero que sigue en esa condición”. Gamba también indicó que Mauro “hace varios días que se viene alimentando con leche” y que esta “fue bien tolerada, lo cual también es una buena noticia”. (La nación.com)