Obama se une a las críticas por las duras medidas contra el ébola en tres estados EE.UU

Los estados de Nueva York, Nueva Jersey e Illinois aislarán a cualquier persona que llegue a sus aeropuertos tras haber estado en contacto con enfermos de ébola en África

Esto puede 'disuadir innecesariamente' al personal médico de ofrecerse para combatir el ébola en África occidental, señala la Casa Blanca en un comunicado


(Noticias EFE).-Las duras medidas contra el ébola impuestas por tres estados de EEUU han recibido numerosas críticas por su falta de claridad y las consecuencias negativas que podrían tener para combatir la enfermedad en África.
Desde que el pasado viernes los estados de Nueva York y Nueva Jersey anunciaron por sorpresa que aislarían a cualquier persona que llegase a sus aeropuertos tras haber estado en contacto con enfermos de ébola, las dudas sobre esa medida extraordinaria -a la que también se ha sumado Illinois- no han hecho más que crecer.
El presidente de EEUU, Barack Obama, consideró que la imposición de ciertas medidas puede "disuadir innecesariamente" al personal médico de ofrecerse para combatir el ébola en África occidental, aunque no mencionó las cuarentenas establecidas en tres estados.
En un comunicado, la Casa Blanca añade que "las medidas (contra el ébola) deben reconocer que los trabajadores de salud son un elemento indispensable del esfuerzo para liderar la comunidad internacional para contener y acabar con esta epidemia en su lugar de origen, y deben diseñarse de modo que no disuadan innecesariamente a esos trabajadores de servir" como voluntarios para ese fin.
La primera afectada por ese protocolo, la enfermera Kaci Hickox, que ya el sábado se había quejado del trato recibido a su llegada a EEUU, dijo hoy a la CNN que el aislamiento "es un extremo realmente inaceptable y creo que mis derechos humanos básicos se han violado".
Hickox llegó el viernes al aeropuerto internacional de Newark (Nueva Jersey) y, pese a no presentar síntomas del virus, fue puesta en cuarentena en un centro de aislamiento en el hospital universitario de la ciudad.
Para la enfermera, que regresó a EE.UU. tras estar con Médicos Sin Fronteras en Sierra Leona y que ha dado negativo en las pruebas de ébola, es "inhumano" poner en una "prisión" a los sanitarios por el mero hecho de haber trabajado en países considerados de riesgo.
"Siento que el miedo está ganando ahora mismo, y cuando el miedo gana, todos perdemos", dijo Hickox. (EFE)