Alemania expulsará a inmigrantes sin empleo en seis meses

Alemania expulsará a los inmigrantes que no encuentren empleo en seis meses


(EFE / Berlín).- El Gobierno alemán ha presentado su informe definitivo sobre las reformas legales con las que quiere impedir que los inmigrantes de la UE "abusen" de su sistema social y ha ratificado que limitará a seis meses la estancia de quienes llegan al país a buscar empleo y no tienen expectativas de encontrarlo.
Los ministros de Interior, Thomas de Maizière, y de Trabajo y Asuntos Sociales, Andrea Nahles, han presentado en rueda de prensa el documento y han destacado su total respeto al derecho comunitario y a la libertad de circulación y establecimiento, un "pilar" de la UE, asegurando que su objetivo es luchar contra el fraude y los abusos.
Entre las medidas más novedosas está limitar a seis meses -"como hacen otros países europeos", ha subrayado De Maizière- el permiso de residencia de los inmigrantes comunitarios que buscan empleo y prohibir temporalmente que vuelvan a entrar en el país aquellos que comentan fraude con ese permiso o con las prestaciones sociales, para penalizar estas prácticas.
Consecuencias
El Gobierno presentó en marzo un avance del proyecto ante el extendido temor a que el país se convierta en destino de importantes flujos de rumanos y búlgaros, (que son aproximadamente un algo más de 414.000 personas) la que en Alemania se denomina "inmigración de la pobreza". Según ha asegurado de Maizière, "no es un problema extendido en toda Alemania, pero el Gobierno central debe apoyar a los ayuntamientos afectados".
Si el inmigrante europeo no tiene expectativas de encontrar un empleo, ha explicado el ministro, se cancelará su permiso de residencia y estará "obligado" a abandonar el país. Las consecuencias prácticas si no lo hace, ha precisado ante las dudas planteadas, será que perderá los derechos inherentes a ese permiso, como la asistencia sanitaria u otras prestaciones sociales.
Lucha contra la explotación laboral
Junto a estas medidas, se endurecerá la lucha contra la explotación laboral, a la que están sometidos muchos inmigrantes sin papeles en el país, y se facilitará ayuda financiera a los municipios con mayores cargas, que este año recibirán 250 millones de euros.