San Valentín, desde Miami llegara 89 millones de flores

                                          San Valentín, desde  Miami llegara 89 millones de flores para la fiesta del amor en Estados Unidos

(EFE) - Hace unos 15 días comenzó la campaña de transporte de las flores desde Colombia y Ecuador, principalmente, pero el grueso de la carga llegará entre hoy y el 13 de febrero.
Al menos 89 millones de flores, un millón más que en el 2018, destinadas a celebrar San Valentín, pasarán este año por el Aeropuerto Internacional de Miami, desde donde la gran mayoría se distribuirá por todo Estados Unidos, un país que va a gastarse unos US$ 20,700 millones en el "Día del amor".
La cifra incluye solo las flores que va a transportar UPS, una de las compañías líderes en transporte y logística.
Hace unos 15 días comenzó la campaña de transporte de las flores desde Colombia y Ecuador, principalmente, pero el grueso de la carga llegará entre hoy y el 13 de febrero, dijo un portavoz de la compañía, que ha agregado 50 vuelos adicionales a los del 2018.
Según datos de la Federación Nacional de Minoristas (NRF, por sus siglas en inglés), los consumidores estadounidenses gastarán porSan Valentín (14 de febrero) unos US$ 20,700 millones, comparados con los US$ 19,600 millones del 2018.
Aproximadamente US$ 1,900 millones corresponden al gasto floral.
Las flores que UPS transportará a Miami significan alrededor de 9 millones de libras (más de 4 millones de kilogramos) y 517,000 cajas, señala un comunicado.
Para asegurar que las flores lleguen a los recipientes finales con un nivel de frescura máxima, UPS procesa los envíos procedentes de los campos de cultivo en América Latina en menos de dos días gracias a una red de logística inteligente.
" UPS está listo para entregar flores con una velocidad que compite con las flechas de Cupido", comentó Kevin Warren, director general de mercadeo para UPS.
Cuando los aviones con temperatura controlada traen las flores a Miami, los equipos de UPS los llevan rápidamente a un enorme almacén refrigerado del tamaño de unas cinco canchas de baloncesto, donde las cajas son inspeccionadas por gentes de Aduanas y Protección de Fronteras (CPB).
Allí son recogidas por los distribuidores de flores, que se encargan de llevarlas a su destino final.