Vuelos supersónicos, rentable en el sector de alta gama

Vuelos supersónicos, una realidad rentable en el sector de alta gama


La vuelta del Concorde o del resto de propuestas de la aviación supersónica está encontrando un gran escollo en la viabilidad económica del proyecto. Conseguir la máxima fiabilidad y confort de los vuelos supersónicos pero a un buen precio es el reto.
Sin amargo, el sector de los jets privados o el mercado de los vuelos tipo charter sí encuentran un gran aliado en la exclusiva aviación que sobrepasa la velocidad del sonido.
Un buen ejemplo de esto es el encargo por parte de Flexjet de veinte ejemplares supersónicos a la compañía estadounidense Aerion, 120 millones de dólares por modelo. No será hasta el año 2023 cuando Flexjet reciba el pedido.
El presidente de Flexjet Kenn Ricci aseguró en comunicado que "estamos encantados de ser el primer comprador de la flota AS2 Aerion para poder ofrecer capacidades de vuelo supersónico, intercontinentales a nuestros propietarios".
El jet de negocios Aerion AS2 tiene una velocidad máxima de Mach 1,5, es decir, un 67% más veloz que la velocidad crucero máxima de los jets subsónicos. Con capacidad para 8 o 12 pasajeros, el AS2 tiene un alcance de 4.750 millas náuticas a velocidad supersónica. Este avión podría recorre Singapur-San Francisco en apenas seis horas y media.

 


Bajo el lema 'los líderes viajan primero' y con este pedido, Flexjet busca convertirse en el futuro líder de la aviación privada de negocios. Así, los futuros aviones supersónicos además de velocidad ofrecerán unos cómodos y lujosos jets privados.
Así, Flexjet invita a sus futuros clientes a disfrutar de una confortable cabina supersónica. Asientos individuales y espaciosos, materiales de últimas calidades y un diseño donde el cliente pude dar su opinión. La compañía asegura en su página web que el diseño de la cabina de los aviones supersónicos será  "insuperable en su calidad, la artesanía, y la belleza". (Economista.es)