Hollande promete 'hacer lo posible para destruir' al EI

                                                                                            Foto / Agencias DSC

El Palacio Nacional de Los Inválidos ha acogido este viernes una ceremonia solemne por los 130 muertos que dejaron hace justo dos semanas los terroristas de Estado Islámico en París
(EITB.EUS).- El Palacio Nacional de Los Inválidos ha acogido este viernes una ceremonia solemne por los 130 muertos que dejaron hace justo dos semanas los terroristas de Estado Islámico en París y en la que el presidente francés, François Hollande, ha prometido que Francia "no cederá al miedo ni al odio" que ganará la batalla contra el terrorismo.
En un emotivo discurso, Hollande ha recordado "ese 13 de noviembre que no olvidaremos jamás" en el que "una horda de asesinos mató a 130 de los nuevos e hirió a cientos más en nombre de una causa loca y de un dios traicionado".
"Ciento treinta muertos. Tantos heridos marcados para siempre en sus carnes, traumatizados en lo más profundo de sí mismos", ha lamentado el mandatario, para quien todos ellos fueron atacados porque "encarnaban la vida, porque eran Francia, porque eran la libertad".
A todos ellos les ha prometido que "Francia estará a vuestro lado, reuniremos fuerzas para aplacar el dolor" y hará "todo lo posible para destruir al ejército de fanáticos que ha cometido estos crímenes". Hollande ha asegurado que, para "proteger a sus hijos", "Francia seguirá siendo ella misma, como los desaparecidos la amaban y como habrían querido que siguiera siendo".
"Somos una sola nación sustentada por los mismos valores" y, aunque "los terroristas quieren dividirnos, lanzarnos los unos contra los otros, fracasarán", ha asegurado, defendiendo la necesidad de seguir saliendo a cenar, acudiendo a los estadios de fútbol o a los conciertos.
"Ellos tienen el culto de la muerte pero nosotros tenemos el amor a la vida", ha defendido el presidente francés, que ha dejado claro que quienes han atentado en París, son los mismos que lo hacen en Bamako o Túnez y que antes lo hicieron en Londres o Madrid: "Un Islam desviado que reniega del mensaje de su libro sagrado".